miércoles, 1 de diciembre de 2010

Chorro polar/Frente polar/Jet Stream

Las corrientes en chorro (Jet Stream) son flujos de aire en altura que circulan a gran velocidad alrededor del planeta, de oeste a este, aprovechando las discontinuidades entre las células convectivas. Estas corrientes de aire, son utilizadas también por los aviones para desplazarse sin necesidad de impulsarse ellos solos.

Existen cuatro de estos grandes chorros que circundan el planeta, dos en cada hemisferio:
  1. La corriente en chorro polar circula en torno a los 60ª de latitud y es la responsable de la dinámica general atmosférica en las latitudes medias, como ocurre en España.
  2. La corriente en chorro subtropical circula en torno a los 30º y tiene menor importancia meteorológica.
En cada hemisferio existen dos corrientes en chorro, la polar y la subtropical. 
La Corriente en Chorro Polar se corresponde en superficie con el Frente Polar, un lugar donde convergen  distintas masas de aire, de distinta temperatura, humedad... (distintas características) dando lugar a tiempo inestable y a vientos intensos.
La Corriente en Chorro Polar circula en las latitudes medias a unos 10.000 m de altura y tiene  varios miles de km de longitud, unos cientos de anchura y unos 5 de espesor. Su velocidad es variable. Normalmente supera los 150 km/h, aunque en ocasiones puede alcanzar más de 450 km/h.

Esta corriente se puede apreciar en los mapas de altura, los más utilizados, puesto que son los más representativos son de 300 y 500 hPa, que se corresponden con los 9.000 y 5.500 m. respectivamente.




La Corriente en Chorro Polar separa dos masas de aire, la tropical y la polar, por lo que a lo largo del año experimenta un desplazamiento estacional en latitud: Circula más al norte en verano (ya que la masa cálida de aire tropical es más potente), lo que da lugar a tiempo más estable en la Península Ibérica,  y más al sur en invierno (durante el que está más fortalecida la masa fría de aire polar), lo que da lugar a tiempo más inestable, ya que permite el paso de borrascas hacia España.


El Chorro Polar  se corresponde en superficie con el Frente Polar y sus ondulaciones, llamadas ondas de Rossby, dan lugar a altas presiones  a la derecha de la corriente y bajas presiones a la izquierda, que en superficie se reflejan como anticiclones (los anticiclones subtropicales, como el anticiclón de las Azores, que tiene una enorme influencia en la Península Ibérica, determinando, principalmente, el clima) y borrascas (las borrascas atlánticas del Frente Polar), respectivamente.

En este mapa de la superficie de los 500 hPa (unos 5.500 m altitud) se observa la trayectoria de la corriente (el centro del chorro está remarcado en negro). La dinámica de la corriente genera altas presiones a la derecha (al sur) de su trayectoria y bajas presiones a la izquierda (al norte), que se corresponden con las borrascas asociadas al Frente Polar. Las isobaras de la presión en superficie están señaladas en blanco.
Por tanto, la trayectoria de la corriente determina la trayectoria de las borrascas atlánticas asociadas al Frente Polar.



Esta trayectoria depende de la velocidad del chorro. Cuando la velocidad es alta, la corriente sigue una trayectoria oeste-este, con suaves ondulaciones. Este tipo de circulación se llama zonal o paralela (porque se ajusta prácticamente a un paralelo)

Cuando la velocidad disminuye se acentúan las ondas, generando profundas vaguadas hacia el sur y dorsales hacia el norte, que originan en superficie bajas y altas presiones de origen dinámico, respectivamente. Este tipo de circulación se denomina azonal o meridiana. Cuando unas de estas ondas se rompe, debido a su longitud o a la presencia de un anticiclón que actúa como "cuña" rompiéndola, se forma una nueva borrasca, independiente al chorro. Si esta se sitúa en el Levante español y empuja vientos cargados de humedad y calor hacia las costas, este aire se condensará y dará lugar a gotas frías. A esta borrasca, causante de la Gota Fría, se la denomina "DANA", es decir, es una Depresión Aislada en Niveles Altos.


En el mapa se observa una circulación azonal de la Corriente en Chorro, con una acentuada dorsal sobre la Península Ibérica y una profunda vaguada sobre el Mar Adriático.

Circulación azonal de la corriente con una profunda vaguada sobre la Península Ibérica el día 9 de noviembre de 2010.
El reflejo en superficie de la vaguada en altura es una profunda borrasca
Las vaguadas, de dinámica ciclónica, son penetraciones de aire frío hacia el sur de la trayectoria zonal de la corriente, mientras que las dorsales, con una dinámica anticiclónica, permiten la penetración de aire tropical hacia el norte. La alternancia entre dorsales y vaguadas provoca una gran variabilidad del tiempo en las latitudes medias (como la de España).
Entrada original de: http://leonciogazulla.blogspot.com/

1 comentario:

  1. buenisima esta pagina me a servido de mucho

    ResponderEliminar

Carlos Velasco